You navigated to a page that's not available in English at this time. Please select the link if you'd like to view other content in English.

Home

Estafas relacionadas con compras por Internet

Ya sea que esté buscando comprar por Internet una mascota nueva, un automóvil usado o repuestos, o incluso algunos insumos médicos, no está solo. Las compras por Internet han aumentado desde la pandemia y los estafadores han tomado nota de ello. Según el Scam TrackerSM Risk Report (Informe de Riegos de Scam TrackerSM) de 2020 de la Better Business Bureau (Oficina de Buenas Prácticas Comerciales), las estafas relacionadas con compras por Internet fueron las más reportadas en el año.

Es difícil detectar estafas con solo mirar una publicación en una página Web o en las redes sociales y es fácil para los estafadores bloquearle el contacto con ellos después de que le hayan robado su dinero. Estas son sólo algunas de las cosas que hemos escuchado de los clientes que pagaron artículos que nunca recibieron.

Estas son algunas historias recientes sobre estafas relatadas por los clientes:

“Hice un pago con Zelle® por $260 a una persona que estaba vendiendo un perro y luego me enviaron un correo electrónico diciendo que para poder tener el perro debo pagar un costo adicional de $800. Parece que me están estafando. Les pedí que me devuelvan el dinero, pero no lo hicieron”.

“Envié un giro electrónico para un pago inicial de un vestido de boda. El comerciante ya no me responde”.

“Pagué por un barco y me di cuenta después de girar [el dinero] que la compañía es una estafa. Toda la información en Internet dice que la compañía se dedica a estafar”.

“Pensé que estaba haciendo el pago inicial de un nuevo lugar, pero cuando me puse en contacto con la oficina de alquiler me dijeron que era una estafa”.

Cómo ayudar a protegerse

Si sospecha de una oferta que encontró en Internet, pregúntese:

¿El negocio es demasiado bueno para ser verdad?

A todos nos encanta un buen negocio, pero si el precio está muy por debajo de lo que normalmente se espera pagar, es una señal de alerta. La mayoría de las personas intentan conseguir un precio justo cuando venden. Un descuento importante podría indicar que hay un estafador intentando atraerle, sólo para aplicar cargos adicionales una vez que haga el primer pago.

¿El vendedor le está presionando para que compre de inmediato?

Si el vendedor le exige que pague un cargo para “reservar” un artículo, incluso si dice que es reembolsable, retírese. También podrían comunicarse con usted repetidamente y presionarle para actuar inmediatamente apelando a cuestiones emocionales, como una muerte en la familia, un divorcio o el despliegue de un miembro de las fuerzas armadas, para hacer que se sienta obligado a finalizar la compra.

¿El vendedor se niega a reunirse con usted?

Si su única comunicación es a través de mensajes texto, correo electrónico o una app móvil, especialmente para una compra grande, tenga cuidado. Antes de comprar, solicite una videollamada para ayudar a verificar el vendedor y el artículo. Para las compras locales, sepa que los estafadores a menudo anuncian que el producto se recoge "sin contacto", pero nunca tienen la intención de entregarlo.

¿El vendedor sólo acepta medios de pago similares a efectivo?

Piense dos veces antes de pagar con un giro electrónico, tarjeta de regalo, app de pago mediante dispositivos móviles o servicio de pago como Zelle. Los estafadores prefieren estos métodos porque suelen ser formas inmediatas de pago y hacen más difícil recuperar su dinero. En su lugar, utilice un método que ofrezca más protección cuando compre por Internet, como una tarjeta de crédito.

 

Si respondió “sí” a cualquiera de las preguntas, busque otras alternativas de compra. Recuerde, es mejor ser cauteloso y arriesgarse a perder un negocio que perder su dinero. Si ya envió dinero, reporte la estafa de inmediato a su banco y a la Comisión Federal de Comercio.

Aprenda más sobre estafas relacionadas con compras por Internet en petscams.com (en inglés), el Centro de Seguridad de eBay Motors (en inglés) y la Better Business Bureau (Oficina de Buenas Prácticas Comerciales) (en inglés).