You navigated to a page that's not available in English at this time. Please select the link if you'd like to view other content in English.

Home

Las estafas por medio de impostores de bienes raíces están dirigidas a quienes aspiran a ser propietarios de vivienda

En enero de 2017, una pareja de Denver firmó un contrato para comprar una casa nueva pensando que usarían $272,500 provenientes de la venta de su casa anterior como cuota inicial.

Pero los estafadores tenían otros planes para ese dinero.

Antes de la fecha de cierre correspondiente al mes de abril, la pareja recibió un correo electrónico que se veía auténtico con instrucciones para enviar los fondos de la cuota inicial a través de un giro electrónico. Sin embargo, el correo electrónico era una estafa. Cuando la pareja envió el dinero, sin darse cuenta lo depositaron en una cuenta fraudulenta que los estafadores habían establecido. Ese dinero desapareció y ¡no se pudo recuperar!

¿Cómo puede suceder algo como esto?

La estafa

Los fraudes por medio de impostores de bienes raíces son cada vez más comunes y están dirigidos a los clientes de préstamos hipotecarios y a las empresas que se dedican a la industria hipotecaria. De acuerdo con el FBI, en el 2017, se desviaron o se intentaron desviar casi mil millones de dólares a través de giros electrónicos de transacciones para la compra de bienes raíces a cuentas fraudulentas. Los delitos denunciados han aumentado considerablemente desde el 2016, cuando las pérdidas por fraudes producto de giros electrónicos que afectaron a compradores de viviendas llegaron a un total de $19 millones.

En los fraudes por medio de impostores de bienes raíces, estos se hacen pasar por empleados de compañías de títulos de propiedad u otras empresas que se dedican a la compra y venta de propiedades porque estas compañías, por lo general, emplean giros electrónicos para transferir grandes sumas de dinero y los clientes, generalmente, ya tienen los fondos a su disposición.

Así es como funciona

Un estafador normalmente obtiene acceso a la cuenta de correo electrónico de una compañía de títulos de propiedad o de bienes raíces y busca compras o refinanciamientos de vivienda próximos a ser liquidados. A continuación, crea una dirección de correo electrónico falso que se asemeja bastante a la verdadera, por ejemplo nombre.apellido.compañíadetítulodepropiedad@gmail.com. Al tener acceso a la cuenta verdadera de correo electrónico, el estafador puede observar el formato empleado en mensajes anteriores y crear un mensaje suplantando la identidad de un agente verdadero que se vea auténtico, incluso que incluya la firma y el logotipo de la compañía. Al usar este correo electrónico que parece genuino, puede hacerse pasar por un representante a cargo de la transacción, como por ejemplo, un empleado o abogado de la compañía de títulos de propiedad, y entregarle al cliente instrucciones fraudulentas para realizar el giro electrónico, dirigiendo el dinero directamente a su propia cuenta bancaria.

Señales de alerta

Es posible que usted esté siendo objetivo de una estafa de bienes raíces si su compañía de títulos de propiedad u otra empresa relacionada:

  • Le informa que las instrucciones para realizar giros electrónicos anteriores eran incorrectas y le proporciona instrucciones nuevas.
  • Utiliza una excusa para enviar el giro electrónico a una cuenta diferente (por ejemplo, a una empresa se le indicó que la cuenta de depósito de garantía estaba siendo auditada, por lo que el giro electrónico debía enviarse a otra cuenta).

Recuerde que un giro electrónico es una forma inmediata de pago. Casi siempre es irreversible, incluso si se trata de un fraude. Usted no solo perderá el dinero y se lo entregará al estafador, sino que igualmente deberá proporcionar los fondos necesarios para cerrar la compra de la propiedad.

Qué debe hacer

Si todavía no ha enviado los fondos mediante un giro electrónico:

  • Antes de enviar cualquier dinero mediante un giro electrónico, confirme siempre las instrucciones con su asesor hipotecario o con el representante de la compañía de títulos de propiedad llamando a un número de teléfono de confianza. No llame a ningún número que aparezca en un correo electrónico que no haya usado antes, ya que los correos electrónicos fraudulentos a menudo incluyen números de teléfono falsos.
  • Verifique la dirección de correo electrónico completa del remitente. Este proceso será diferente para los distintos servidores de correo. Por ejemplo, al abrir un correo electrónico en el teléfono usando Yahoo, puede tocar el nombre del remitente para que aparezca la dirección de correo electrónico completa. Si la dirección de correo electrónico no termina en el nombre de la compañía (es decir, no ve "@nombredelacompañía.com"), por lo general se tratará de un correo electrónico fraudulento. Note la diferencia entre nombre.apellido.wellsfargo.com@gmail.com y nombre.apellido@wellsfargo.com. Sin embargo, los estafadores sofisticados también pueden falsificar una dirección de correo electrónico haciendo que un correo electrónico fraudulento parezca venir de nombre.apellido@wellsfargo.com, por lo que es mejor confirmar las instrucciones finales por teléfono.
  • No confíe en los mensajes que comiencen indicándole que las instrucciones para realizar giros electrónicos han cambiado. Llame a su representante directamente si recibe este tipo de comunicación.

Si ya envió los fondos y se da cuenta de que la solicitud era fraudulenta:

  • Si envió el dinero mediante un giro electrónico a través de su banco, solicite de inmediato la anulación del giro.
  • Si utilizó un servicio de envío de dinero, llame a la línea de quejas de la compañía de inmediato.
  • Denuncie el incidente a la Comisión Federal de Comercio y al Internet Crime Complaint Center (Centro de denuncia de delitos por Internet) (en inglés) del FBI tan pronto como sea posible y proporcione todos los detalles del incidente. Si el banco le pide una denuncia policial, entréguele una copia del informe del FBI.

La estafa por medio de impostores de bienes raíces es solo una de las muchas estafas financieras. Obtenga más información sobre otras estafas de moda y sobre cómo protegerse en el Centro de Información sobre Fraude de Wells Fargo.